Chat with us, powered by LiveChat

La alimentación sana y balanceada es algo que en muchas ocasiones se nos hace difícil cumplir, sobre todo porque por lo general comemos de todo y quizás no nos percatamos de que es lo que nos cae bien, ya que pensamos en la mayoría de los casos que simplemente un alimento especifico que ingerimos estaba malo o que pescamos un virus y por eso tuvimos molestias estomacales. Sin embargo, a veces es necesario realizarse una o varias pruebas para determinar si padecemos de algún tipo de intolerancia ya sea a la lactosa, al gluten o a cualquier otro alimento que estamos ingiriendo.

La alimentación sana detiene los síntomas

Ya cuando se determinó si lo que tienes es una alergia o sencillamente lograste descubrir a que alimento eres intolerante, es necesario más allá de someterse a algún tratamiento, empezar a tener una alimentación más sana y balanceada ya que eso puede detener o reducir los síntomas molestos de la intolerancia ya sea a la lactosa, gluten, frutos secos o cualquier otro alimento.

Cuando se descubre que alimento es el que está afectando nuestra salud, se recomienda empezar con una alimentación más sana o con lo que llamamos dieta de exclusión, por ejemplo, si son la leche o los huevos o algunas frutas las que no están haciendo daño, dichos elementos se pueden excluir del todo de nuestra dieta.

Al usted eliminar o controlar esos alimentos de su dieta diaria, empezará a sentirse mejor y por ende a sentir cada vez menos esos síntomas molestos que percibíamos frecuentemente. También de ser necesario, en algunos casos, es importante hacer dietas más estrictas que restrinjan ciertos alimentos y limiten otros.

Lo cierto es que una dieta balanceada y una vida más sana es capaz de detener los síntomas de la intolerancia no importando cual sea el alimento que nos afecta, lo importante es determinar eso primero para luego realizar los cambios necesarios en nuestra dieta diaria.