Chat with us, powered by LiveChat

Muchas veces confundimos los síntomas entre intolerancia a un alimento o alergia al mismo, aunque a veces los síntomas se pueden parecer, los tratamientos son diferentes pues sus alcances y molestias son variadas.

Vamos a empezar explicando que es una alergia: Estas son hereditarias y por lo general te van a acompañar toda la vida, por ejemplo, hay muchos niños y bebés que padecen de alergias al huevo, lácteos o frutos secos y ese padecimiento continúa así hasta su edad adulta. En el caso de la intolerancia, es distinto ya que puede variar sus síntomas y permanencia dependiendo de la dieta que realice o de su estilo de vida, por lo que en el caso de la intolerancia dependerá de lo que usted haga para eliminarlas o reducir sus síntomas al mínimo.

Información sobre las alergias y la intolerancia

La alergia es capaz de detectarse al medir el recuento de inmunoglobulina E que se encuentra en la sangre ya que son estas las células sanguíneas que ayudan a contrarrestar las alergias, en pocas palabras si tienes alergia a un alimento u otro elemento, tu cuerpo de forma inmediata reaccionará al mismo al entrar en contacto con lo que te la causa.

Las reacciones alérgicas que se presentan con más frecuencia son erupción cutánea, dificultad para respirar bien o hinchazón en un área específica, por ejemplo, la lengua o la garganta. La mayoría de estos síntomas se presentan por consumir alimentos como marisco, huevo, soja o cacahuates, entre muchos otros.

Por otro lado, la intolerancia no es ni tan inmediata ni tan severa como lo es la alergia, ya que los síntomas pueden aparecer hasta 30 o 40 minutos después de haber consumido el alimento y estos síntomas pueden ser: Diarrea, fatiga, gases en exceso, picazón o irritación en la piel, producción excesiva de mucosa, dolor de cabeza entre otros.