Chat with us, powered by LiveChat

Una intolerancia se produce cuando el cuerpo reacciona de forma negativa al ser expuesto a ciertos elementos. Esto no debe confundirse con una alergia, que es una reacción más severa y tiende a ser para toda la vida.

¿Qué es exactamente una intolerancia?

Una intolerancia es la inhabilidad del cuerpo de digerir un elemento correctamente, ya sea una intolerancia alimentaria o de factor ambiental (una intolerancia no alimentaria). Las intolerancias pueden presentarse por diferentes razones, las dos más comunes son:

El cuerpo carece de las enzimas digestivas necesarias para ese alimento concreto y, por lo tanto, no puede digerir el alimento correctamente o no puede absorber de manera eficiente los nutrientes del mismo. Así pues, se produce una sensibilidad resultante del exceso de consumo o de exposición.

Muchos síntomas son el resultado de una sensibilidad a un elemento en particular. Una sensibilidad puede ocurrir por exceso de consumo o exposición de un elemento.

Para saber si tienes una intolerancia o sensibilidad a un alimento o a una sustancia no alimenticia, puedes contratar una de nuestras pruebas hoy mismo.

Alergia o intolerancia. ¿Cuál es la diferencia?

La diferencia entre las alergias y las intolerancias es simple; en la mayoría de los casos, las alergias son principalmente hereditarias y las tienes para toda la vida. Muchos niños y bebés sufren de alergias a los frutos secos, cacahuetes, huevo y productos lácteos. Estas alergias les acompañarán durante todo su crecimiento. Una intolerancia, por otro lado, puede cambiar dependiendo de la dieta y estilo de vida. Puedes trabajar en tus intolerancias para reducirlas e incluso eliminarlas.

¿Cómo puede cambiar nuestra vida?

Pues una prueba de alergia o de intolerancia a tiempo puede cambiar nuestra vida radicalmente porque por fin podemos conseguir eliminar de la dieta todo aquello que nos hace mal y que, por lo tanto, nos influye negativamente en la vida y en nuestro día a día.

¡Hazte la prueba!